Cáncer cervicouterino

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del cuello uterino. El cuello uterino es el extremo inferior, estrecho del útero (el órgano hueco, en forma de pera donde se desarrolla el feto). El cuello uterino comunica el útero con la vagina (canal del nacimiento). 

Anatomía del aparato reproductor femenino. Los órganos del aparato reproductor femenino incluyen el útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina. El útero tiene una capa muscular externa que se llama miometrio y un revestimiento interno que se llama endometrio.

endometrio

 

El cáncer de cuello uterino por lo general evoluciona lentamente con el paso del tiempo. Antes de que el cáncer aparezca en el cuello uterino, las células del cuello uterino atraviesan cambios llamados displasias por los que empiezan a aparecer en el tejido del cuello del útero células que no son normales. Luego, las células cancerosas comienzan a crecer y diseminarse más profundamente en el cuello uterino y las áreas cercanas.

El cáncer de cuello uterino es poco frecuente en los niños. Para más información, consultar el sumario de PDQ sobre los Cánceres poco comunes en la niñez.

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es el principal factor de riesgo del cáncer de cuello uterino. Cualquier cosa que aumenta el riesgo de contraer una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a padecer de cáncer; no tener un factor de riesgo no significa que no se va a padecer de cáncer. La persona que piensa que puede estar en riesgo debe consultar con su médico. La infección del cuello uterino por el virus del papiloma humano (VPH) o papiloma virus humano es casi siempre la causa de cáncer de cuello uterino. No obstante, no todas las mujeres con infección por el VPH padecerán de cáncer de cuello uterino. Las mujeres que generalmente no se someten a pruebas para detectar el VPH o células anormales en el cuello uterino tienen mayor riesgo de presentar cáncer de cuello uterino. Otros factores de riesgo posibles incluyen los siguientes:

* Dar a luz a muchos hijos.

* Tener muchas parejas sexuales.

* Mantener la primera relación sexual a una edad temprana.

* Fumar cigarrillos. * Usar píldoras anticonceptivas orales (“la píldora”). * Tener el sistema inmunitario debilitado.

Entre los signos y síntomas de cáncer de cuello uterino están el sangrado vaginal y dolor pélvico.Habitualmente no se presentan signos o síntomas perceptibles de cáncer de cuello uterino temprano, pero puede detectarse a tiempo con exámenes regulares. El cáncer de cuello uterino puede no causar signos o síntomas evidentes. Las mujeres deben someterse a exámenes regulares como pruebas para identificar el VPH o células anormales en el cuello uterino. El pronóstico (posibilidad de recuperación) es mejor cuando el cáncer se encuentra temprano.

Estos y otros signos y síntomas pueden ser debidos al cáncer de cuello uterino o por otras afecciones. Consultar con su médico si presenta cualquiera de los siguientes asuntos:

* Sangrado vaginal.

* Flujo vaginal inusual. * Dolor pélvico.

* Dolor durante las relaciones sexuales.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de cuello uterino, se utilizan pruebas que examinan el cuello uterino.

Se pueden utilizar los siguientes procedimientos: * Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, como identificar cualquier signo de enfermedad, como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso. * Examen pélvico : examen de la vagina, el cuello uterino, útero, las trompas de Falopio, los ovarios y el recto. El médico o el enfermero introducen uno o dos dedos cubiertos con guantes lubricados en la vagina, mientras que con la otra mano ejerce una ligera presión sobre la parte inferior del abdomen para palpar el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También se introduce un espéculo en la vagina y el médico o el enfermero observan la vagina y cuello uterino para detectar signos de enfermedad. Habitualmente se lleva a cabo una prueba de Papanicolaou del cuello uterino. El médico o el enfermero también introduce un dedo enguantado y lubricado en el recto para palpar masas o áreas anormales.